miércoles, 19 de enero de 2022

Sendero Oscuro

 Existe un camino que recorre el valle, un camino escondido y descuidado, por el que la gente no se atreve a transitar. Con zarzas que te arañan la piel si no vas con cuidado, como queriendo avisarte de que ese no es el camino que debes seguir. También se escuchan ruidos de animales y crujir de hojas bajo tus pies. Todos los niños de la aldea le tienen miedo, sus papás se encargan de contar historias de miedo para que ellos no se acerquen al Sendero Oscuro, al terrible Sendero Oscuro.

Pero yo no le tengo miedo a nada..., bueno hubo un tiempo en que sí le tuve miedo a algo, le tuve miedo a él, al señor que caminaba bajo mi ventana por las noches. Miraba y miraba, escondido, pensando que yo no le veía. Acurrucado en mi cama, sintiendo los latidos de mi pequeño corazón, esperaba a que se marchase. Hasta que un día me armé de valor y decidí salir de la cama, avancé descalzo hasta la ventana y allí le vi mejor. El desconocido estaba llorando bajo mi ventana, hablé con él y así fue como conocí a mi abuelo paterno. Nuestra relación es un secreto, pues mi padre y él se enfadaron hace mucho tiempo. He preguntado alguna vez el porqué, pero mi abuelo me dice que aún soy pequeño para saber algunas cosas. Yo creo que no soy pequeño, pero confío en él más que en nadie, así que ya no pregunto.

Creo que me estoy desviando del tema, suelo hacerlo, os pido que no me lo tengáis en cuenta. El caso es que hoy voy a cruzar el Sendero Oscuro, el terrible Sendero Oscuro. Es un secreto entre mi abuelo y yo, hoy cumplo 11 años y su regalo será acompañarme al cruzar el sendero. Mi abuelo dice que él lo cruzó a mi misma edad, que papá también lo hizo y todos los hombres de nuestra familia. Soy muy valiente como ya os he comentado antes, no tengo miedo, bueno..., quizás un poquito sí, pero solo porque debo cruzar el sendero en la medianoche. No porque crea en monstruos ni nada por el estilo, soy mayor, esta noche no hay luna y podría tropezarme en la oscuridad, ese es mi temor.

¡Madre mía, qué vueltas estoy dando! Va a ser verdad que no sé contar historias como dice mi padre. Mi abuelo también lo dice. Se parecen mucho más de lo que ellos quieren reconocer. El caso es que tengo que hacerme el dormido, escaparme por la ventana y reunirme con el abuelo al comienzo del sendero. Ahora mismo estoy llegando, ya veo a mi abuelo esperando, lleva una especie de luz en la mano. No, no es una luz, la llama sale directamente de la palma de su mano. Me quedo paralizado. No puedo mover ni un solo músculo. Él me mira, mueve su mano indicándome que avance y mis pies comienzan a caminar solos, no soy dueño de mi cuerpo. Debo decir que ahora sí que tengo miedo, más que miedo estoy aterrorizado. Oigo un grito y giro mi cabeza. Mi padre avanza veloz hacia mí, intenta cogerme por la cintura, en sus ojos hay pánico. Miro a mi abuelo y él lanza la llama de su mano contra mi padre. Grito, lloro, avanzo hacia el sendero y cuando mi abuelo me toca me desvanezco como polvo, sombra y humo negro. Rescato imágenes de mi infancia, fogonazos de sombras que me rebelan quien soy y que me dirijo al lugar del que provengo y del que mi padre me rescato...